Buscador
¿Dónde estámos?
Facebook Twitter Youtube G+

Creación literaria

Califica

Desde tiempos remotos, cuando los seres humanos no sabían por qué transportaban una piedra de un lugar a otro y la acomodaban y le limpiaban la maleza y hacían sus inscripciones con el sudor que volvía sus cuerpos visibles, hemos querido narrar nuestras realidades. Así, sabemos qué tanto se afianzan las diferentes culturas en sus territorios y cuánto duele ser arrancados y puestos a la exhibición. Hay caminos escritos en diferentes grafías pero siempre se descubre cuál héroe se equivocó de estación o quien decidió que el río debía cambiar de navegantes. Hemos aprendido que el aire pesa y escribe la densidad de las cosas que tocamos y hay quien se atreve a soñar en la tentación de un recuerdo y narra las historias que llevamos en el pecho aunque muchos no las logren leer. También sabemos que somos uno pero que hacemos más siendo todos, y que no son suficientes dos manos para abrazar una ceiba, hija de la tierra, pero sí tenemos cientos de razones para describir las estructuras verdes y carnosas que intentan alcanzar su cielo. 

Cuando hemos querido comer lo que necesitamos envolvemos tierra en las hojas de un árbol y nos congregamos y hacemos el ejercicio de degustación, no tenemos un radio y lo oímos, no está el amigo y lo pensamos. No hay casa pero entramos en ella. No hay un padre y lo hacemos calor para que nos abrace y nos cuente sobre los niños que se devolvieron de la avanzada. Todo se nos vuelve sólido, con olor, con sabor, cuando nos atrevemos a dejar fluir la imaginación. Eso es la creación literaria, eso decimos en voz alta, soy yo y mi aporte a un mundo mejor, posible, vivible e infinitamente feliz. 

Estos son los motivos para que niños, niñas y jóvenes, en grupo, desde lo individual, construyan una casa de palabras. Una casa que tendrá por nombre CLAN, donde se hace memoria, donde se goza dándole nombre a los sonidos que nos da el amigo cuando ponemos el oído en su corazón. Una casa donde los colores ayudan a encontrar la frase, el verso, el relato en la ciudad donde los jardines trazan los mapas de las constantes celebraciones. Una casa donde cada cosa que se tienta es la prolongación de nuestro propio yo, que congrega a los otros para comprender los significantes de las ventanas que hay que escribir para poder abrir.

Material educativo: Creación literaria